Mises Wire

Facebook icon
LinkedIn icon
Twitter icon
A
A
Home | Wire | Los números de formación de hogares están de vuelta en los niveles de la era de la recesión

Los números de formación de hogares están de vuelta en los niveles de la era de la recesión

  • householdpic.PNG
0 Views

Tags Economía de EEUUHistoria de EEUU

05/15/2018

De acuerdo con la Oficina del Censo, la formación de los hogares en 2017 cayó a los niveles más bajos desde 2010. En 2017, el total de hogares en los Estados Unidos creció 0.32 por ciento, que fue solo ligeramente por encima del mínimo histórico de 0.30 en 2010, a raíz de la Crisis financiera de 2008.

Por supuesto, las diferencias de una centésima de punto no tienen mucho significado en estadísticas como estas, por lo que podemos decir, en términos generales, que la formación de hogares cayó a niveles tipo recesión en 2017. Ningún otro período desde la Gran Depresión ha muestra los niveles de formación de hogares por debajo de los encontrados en 2017 y en 2009-2010.

Al observar las tendencias, la formación de hogares puede ser un número útil porque los nuevos hogares a menudo se aceleran en tiempos de auge económico y se contraen en tiempos de crisis.

Dado que actualmente estamos en un período de auge, esperamos ver un crecimiento bastante considerable en la formación de hogares. Esto se debe a que, durante los períodos de auge, los ingresos crecientes les permiten a las personas mudarse de una vivienda que previamente habían sido forzadas -por necesidad económica- a compartir con los padres, el resto de la familia o compañeros de cuarto.

Por esta razón, algunos observadores han expresado su preocupación por la debilidad de los números de formación de hogares. Como CNBC informó en 2017:

La tasa de crecimiento de las formaciones domésticas ha disminuido significativamente este año, y algunos dicen que esto podría tener implicaciones negativas para la economía en general.
     Según un nuevo informe de Torsten Slok, economista internacional jefe de Deutsche Bank, la ralentización sustancial en el crecimiento de la formación de los hogares este año se produce después de años de un crecimiento bastante constante después de la crisis financiera.

En 2016, Marketwatch había expresado preocupaciones similares, pero Marketwatch también atribuyó las bajas tasas de formación de los hogares a los jóvenes de la generación millenial a que estos esperaban más tiempo antes de marcharse por su cuenta. No hay que preocuparse, concluyó Marketwatch, la tasa de formación de los hogares estaba "a punto de explotar". Pero, en 2017, la formación de hogares fue en la dirección opuesta, y ciertamente no "explotó".

Entonces, ¿por qué la generación del milenio sigue retrasando la formación de los hogares, incluso cuando las cifras económicas generales son tan buenas? Después de todo, las tasas de desempleo están en los mínimos de varias décadas, y los ingresos medios de los hogares finalmente han superado los niveles máximos anteriores.

Más de CNBC:

   La culpa de esto puede reducirse a la disminución de la asequibilidad de la vivienda, dijo Slok, la cual es la "sospechosa número 1" por la falta de formación hogareña (definida como convertirse en cabeza de familia en lugar de formar una nueva y aún vivir con los padres o una generación anterior) en medio de cifras de crecimiento de empleo y nómina relativamente saludables.
     "Esto, por supuesto, es una verdadera preocupación, porque los precios de la vivienda han subido mucho, han vuelto al mismo nivel que estaban en 2006. Y esta tendencia de la vivienda manteniéndose relativamente inasequible, desde hace uno o dos años, es algo problemático porque significa que no podemos sacar a la gente... no podemos sacar a las generaciones más jóvenes y encontrar hogares. Por lo tanto, si están atrapados juntos, o con sus padres, entonces tenemos el problema que la asequibilidad se ha ralentizado ", dijo.

Los economistas esperaban más:

... De hecho, la desaceleración en la formación de los hogares en los últimos dos años "ha cogido desprevenidos a los economistas porque el contexto de vivienda y desempleo mejorado apuntan en la dirección opuesta", dijo Jeremy Lawson, economista jefe de Aberdeen Standard Investments.

No hay duda de que los precios de la vivienda han aumentado considerablemente, hasta el punto de superar los ingresos.

El índice de precios de viviendas de Case-Shiller, por ejemplo, aumentó un 25 por ciento entre 2009 y 2016. Los números varían considerablemente de un lugar a otro, por supuesto, pero mirando este análisis del crecimiento del precio de la vivienda de 2012 a 2017, encontramos que el crecimiento en la mayoría de los estados varía del 20 por ciento a más del 50 por ciento. Las cifras de crecimiento serían aún mayores si ampliamos el período hasta 2009.

Tampoco el crecimiento del costo de la vivienda se limita a las situaciones de propietario-ocupante. Según la  Bureau of Labor Statistics, el índice del IPC de "renta en la residencia principal" aumentó un 19 por ciento entre 2009 y 2016.

Por el contrario, el ingreso medio personal ha aumentado mucho menos. En general, el ingreso medio aumentó 6.3 por ciento de 2009 a 2016, para personas de 15 años o más.

Además, el crecimiento de los ingresos en los últimos años se ha concentrado entre los mayores ingresos. Durante el mismo período de 2009 a 2016, el crecimiento de los ingresos fue del 9.1 por ciento para los perceptores mayores de 65 años. Para los trabajadores en el rango de edad de 25 a 34 años, el crecimiento fue de solo 6.0 por ciento.

Esto es importante porque las personas de entre 25 y 34 años se encuentran en el grupo demográfico clave para la formación de hogares. Si los jóvenes de 30 años no tienen un ingreso acorde con el crecimiento de la renta, ¿cómo se espera que formen más hogares?

 

Fuente: BLS: Tabla P-8. Edad: personas, todas las razas, por ingreso medio y sexo: de 1947 a 2016

Esto se ve agravado por el hecho de que hay pocos beneficios del aumento de precios de las viviendas cuando se compra una casa por primera vez. Sí, el aumento de los precios de las viviendas puede ser una buena cosa cuando uno ya posee bienes inmuebles y puede vender uno para ayudar a pagar otro. Esto es especialmente cierto para los propietarios mayores que están interesados ​​en reducir su tamaño o reubicarse en partes menos costosas del país a medida que se retiran. Para los compradores de la primera vivienda, sin embargo, muchos de los cuales entran en esa categoría de 24-34 años de edad, los altos precios solo significan una cosa: una vivienda cara.

Entonces, es probable que Slok tenga algo cuando sospecha que los costos de la vivienda son un problema cuando se trata de la formación de nuevos hogares.

La formación de hogares no impulsa el crecimiento económico

Sin embargo, deberíamos notar que Slok lo tiene atrasado cuando dice que para generar crecimiento económico, "necesitamos ver que la formación de los hogares vuelva a crecer, necesitamos ver a la gente salir a comprar casas".

Contrario a Slok, la formación del hogar refleja la prosperidad y el crecimiento en una economía, no los genera.

De hecho, no sería negativo para la economía si los jóvenes postergaran la formación de nuevos hogares para ahorrar más dinero e invertirlo. Es decir, si la gente tomara compañeros de cuarto o el resto de la familia para acumular ahorros, eso sería una buena noticia para la creación de riqueza. Pero no hay mucha evidencia de que los ahorros estén aumentando. Por lo tanto, el aumento actual de las personas que viven con sus padres o compañeros de habitación por más tiempo no apunta hacia una economía en auge. Por el contrario, cuando vemos que los ingresos no se mantienen al día con las rentas y los precios de las viviendas, especialmente en los datos demográficos clave, tenemos razones para creer que la falta de formación de nuevos hogares refleja un empeoramiento de los fundamentos de la economía.

Sin embargo, cuando los economistas hablan en términos de aumentar la compra de vivienda como un impulsor del crecimiento económico, están cayendo en la trampa habitual de asumir que un mayor gasto genera crecimiento económico. Esto es especialmente peligroso en términos de formulación de políticas ya que una "solución" propuesta para cantidades insuficientes de compra de vivienda a menudo es bajar las tasas de interés o aumentar los subsidios para los posibles propietarios.

Sin embargo, como hemos visto en los últimos años, muchos años de injerencia del banco central y la agencia federal en los mercados financieros y de la vivienda no pueden demostrarse como algo que realmente ha hecho que la vivienda sea más asequible para muchos. Las tasas de propiedad de vivienda han disminuido, los precios continúan aumentando constantemente, y hay poca construcción de viviendas nuevas para traer nuevas unidades en línea y bajar los precios.

Es un simple recordatorio de que el crecimiento del ingreso real depende del aumento del poder adquisitivo de más que unas pocas partes de la población.

Es cierto que muchas de las estadísticas oficiales apuntan a una economía en crecimiento y un nivel de vida creciente. Pero eso se vuelve más difícil de creer cuando en la práctica, muchos jóvenes de 30 años han llegado a la conclusión de que simplemente no pueden permitirse el lujo de ponerse en marcha por su cuenta.

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is the editor of Mises Wire and The Austrian. Send him your article submissions, but read article guidelines first. Ryan has degrees in economics and political science from the University of Colorado, and was the economist for the Colorado Division of Housing from 2009 to 2014. He is the author of Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire