Mises Wire

Home | Wire | El problema con los «cálculos» agregados del valor de la inmigración

El problema con los «cálculos» agregados del valor de la inmigración

  • stats1_0.PNG
0 Views

Tags ImmigrationCálculo y Conocimiento

05/14/2019

Los economistas de ambos lados del debate sobre la inmigración utilizan estadísticas que muestran que los inmigrantes tienen un efecto neto X en la contribución/consumo de impuestos y un efecto monetario neto Y en la economía privada. Un problema fatal cuando se utilizan estas estadísticas para argumentar a favor o en contra de la inmigración es que, más allá de los efectos monetarios de la inmigración, también deben tenerse en cuenta los efectos no monetarios1 de la inmigración para saber si los nativos se beneficiarán o se verán perjudicados por la inmigración2 (en el sentido ex-ante). Sin embargo, las intervenciones estatales en la economía que restringen la esfera de la propiedad privada hacen imposible el cálculo económico en el ámbito de la inmigración.

Las estadísticas monetarias asociadas con la economía de la inmigración incluyen los efectos de los inmigrantes en el empleo, los salarios, los precios, los presupuestos de los gobiernos locales y federales, etc. Los efectos no monetarios de la inmigración en los nativos incluyen toda la felicidad o infelicidad que los nativos sienten como resultado de la inmigración, y pueden basarse en factores tales como la comprensión real o percibida de los puntos de vista políticos particulares de los inmigrantes, idiomas, dietas, gustos artísticos, deportes preferidos, alturas, pesos, edades, etc. La persona con la que uno vive e interactúa juega un papel en su felicidad, y este papel no puede reducirse a dólares. En cambio, los efectos monetarios de los inmigrantes deben fundirse y amalgamarse con todas las demás consideraciones en la mente de los nativos individuales para determinar si ellos subjetivamente evalúan la llegada de cualquier inmigrante individual como «buena». Conocer los efectos monetarios de los inmigrantes sin conocer los efectos no monetarios es básicamente inútil para los propósitos del debate sobre la inmigración. Es como decidir aceptar a un compañero de cuarto en su casa sabiendo cuánto pagará por el alquiler, pero sin saber quién es el compañero de cuarto. Y desafortunadamente, mientras las decisiones sobre la inmigración no se tomen a nivel de los propietarios individuales que deciden acoger a los inmigrantes en sus propiedades o venderles propiedades, los efectos no monetarios están por siempre fuera de su alcance, perdidos por el caos calculador de la inmigración planificada de forma centralizada.

Si los inmigrantes pagan X dólares más de lo que consumen en impuestos y producen un beneficio Y para la economía privada en términos de dólares, estas estadísticas, sin embargo, nunca nos pueden decir si la inmigración es un beneficio neto ex-ante o un daño desde la perspectiva de las preferencias subjetivas de los individuos nativos. Si Smith está dispuesto a pagarle a Jones $1.000 para que se mude con él, Jones puede negarse, porque prefiere tener la casa a vivir con él. Si el estado obliga a Jones a tomar a Smith como compañero de cuarto y aceptar la oferta de $1.000 al mes, Jones es ahora $1.000 al mes más rico en términos de dinero, y sin embargo está ex-ante perjudicado porque los daños no monetarios de tener que vivir con Smith superan el beneficio de los $1.000 al mes.

Del mismo modo, si hay carreteras públicas, parques públicos, plazas públicas, bibliotecas públicas, escuelas públicas, leyes de educación obligatoria, programas de asistencia social y otras prohibiciones estatales sobre la libertad de asociación, incluso si los inmigrantes confieren beneficios monetarios netos tanto a los presupuestos gubernamentales como a la economía privada, no podemos saber si la llegada de inmigrantes es beneficiosa desde el punto de vista de los nativos. Al igual que en el caso de Jones, un compañero de cuarto que no es bienvenido pero que paga, si los residentes domésticos hubieran sido abandonados a su suerte en un libre mercado en el que las carreteras, las escuelas y cada centímetro de tierra eran de propiedad privada, y la libertad de asociación no se veía obstaculizada, podrían haber optado por no permitir que estos inmigrantes entraran en su propiedad, plenamente conscientes de los beneficios monetarios.

Lo contrario también es cierto en algunos casos. Los inmigrantes particulares podrían ser consumidores netos de impuestos y reducir los ingresos reales, pero en un orden puramente de propiedad privada, sin embargo, podrían ser bienvenidos por los nativos. Si Jones ama a su abuela, puede elegir vivir con ella, incluso si ella no aporta nada para el alquiler y aumenta las facturas de los servicios públicos, porque vivir con ella le produce un beneficio neto, incluso contabilizando la pérdida monetaria. Mientras los nativos deseen voluntariamente invitar a inmigrantes a sus hogares, negocios y escuelas de fuera del país, pero el estado pone obstáculos en el camino de este proceso, las restricciones migratorias causarán pérdidas tanto para los nativos como para los inmigrantes en cuestión a pesar de los daños monetarios anticipados por los inmigrantes.

Usar estadísticas sobre los efectos monetarios de los inmigrantes como una herramienta retórica para abogar a favor o en contra de la inmigración es remar sin remar, porque la economía y la riqueza consisten no sólo en dinero, sino también en todos los factores intangibles que contribuyen a la economía. La falta de derechos de propiedad desinhibidos, según el problema de cálculo económico de Mises sobre el socialismo, crea un desorden de cálculo en el ámbito de la inmigración. Mientras el Estado nacionalice la política de inmigración con una combinación simultánea de restricciones de inmigración, inmigración subsidiada e integración forzada, abogar por cambios en la política federal de inmigración es análogo a abogar por cambios en la política de producción de cemento soviético: más vagancia en la oscuridad. La manera de asegurar que la inmigración beneficie tanto a los inmigrantes como a los nativos cuyas personas y propiedades entran en contacto con estos inmigrantes es a través de la privatización de todos los recursos.

  • 1. La satisfacción no monetaria también se denomina «ingreso psíquico», pero este término es engañoso, porque la forma en que los individuos valoran el ingreso monetario se basa en las escalas de valor subjetivo de los individuos, y en este sentido también es «psíquico».
  • 2. En cuanto a los propios inmigrantes, siempre y cuando elijan voluntariamente inmigrar, sabemos a priori que su decisión de inmigrar es siempre ex-ante beneficiosa desde su perspectiva.
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire