Mises Wire

Home | Wire | Doble discurso inflacionario

Doble discurso inflacionario

  • lies2.PNG
0 Views

Tags Trabajadores y Salarios

07/05/2018

[Columna Newsweek del 26 de mayo de 1952, y reimpreso en Business Tides: The Newsweek Era de Henry Hazlitt.]

En su conferencia de prensa del 8 de mayo, el Sr. Truman, preguntó si el principal peligro era la inflación o la deflación, le respondió que el país tenía que protegerse de ambos: y era por eso que era necesario tener poderes de control para evitar cualquiera.

No hay nada nuevo en esta analogía de Escila y Caribdis. Sirve como estribillo a través de los discursos de Leon Keyserling y los informes del Consejo de Asesores Económicos desde que se creó ese cuerpo. Lo que es significativo es la propia adhesión del Sr. Truman a esa doctrina actualmente. Además de la eliminación apresurada de las restricciones sobre el uso de metales "estratégicos", sobre emisiones de bonos estatales y locales, sobre vivienda, sobre crédito inmobiliario, y especialmente sobre compras en cuotas generales, además de las denuncias violentas de portavoces de la Administración cada esfuerzo del Congreso para economizar en cualquier punto, esta declaración deja inequívocamente claro que lo que la Administración realmente teme y combate ahora es cualquier pausa en la inflación, cualquier caída en el boom antes de las elecciones. En resumen, está preparado para invertir todas sus políticas "antiinflacionarias".

Por supuesto, serviría idealmente a los propósitos políticos del Sr. Truman si lograra que el Congreso se trague esta doctrina de luchar a los dos demonios a la vez. Luego podría continuar inflando y "luchando" contra su propia inflación. Podía pisar el acelerador de la expansión del crédito con su pie derecho, mientras que él pisó los aumentos de precios resultantes con su izquierda, siempre salvando al país en el último momento. Los políticos de Europa han hecho algo muy bueno al respecto. El resultado se conoce allí como inflación reprimida.

Los principales métodos por los cuales los gobiernos se inflan son: (1) un gran gasto gubernamental, particularmente gasto deficitario; (2) monetizar la deuda pública; (3) vincular o forzar a bajar las tasas de interés; (4) ordenar incrementos salariales; y (5) fomentar la expansión del crédito privado. El califato de Truman ha recurrido a todos estos métodos. Los principales métodos mediante los cuales los gobiernos pretenden "combatir" la inflación son la fijación de precios y la fijación de salarios, generalmente acompañados de asignaciones, racionamiento y subsidios.

Estos dos conjuntos de poderes le otorgan a un gobierno armas incuestionables para castigar a oponentes políticos (aplastando los impuestos, reducciones de precios, recortes de beneficios, asignaciones inadecuadas, incautaciones) y para recompensar a los partidarios políticos (por asignaciones favorables, aumentos de precios o ganancias, aumentos salariales y subsidios) A través de su poder de vida o muerte sobre las perspectivas económicas de todos, tiene el poder de mantener a todos a raya.

Atractivos políticamente son tales poderes para una camarilla gobernante, no tienen sentido económicamente. Implican que una economía libre no puede equilibrarse pero que DiSalles, Arnalls y Feinsingers saben exactamente cómo hacerlo. Implican que la inflación es un desastre que cae sobre un país desde el exterior, como una inundación o una plaga de langostas. La inflación es, de hecho, siempre y en todas partes, la creación de una política del Gobierno. Es causado por el aumento en el suministro de dinero y crédito. La forma de detenerlo aquí no es darle al presidente poderes de "emergencia" para detenerlo, sino privarlo de su poder actual para inflarse. Que la Administración sabe cuán efectiva sería esta privación es evidente por sus vehementes objeciones cada vez que surge una propuesta en el Congreso para liberar al Sistema de Reserva Federal del dominio del Tesoro.

En cuanto al control de precios, no se puede repetir con demasiada frecuencia que, como una cura para la inflación, es completamente fraudulento. No solo desvía la atención de la causa real y la cura de la inflación. Agrega otros males propios. Reduce la libertad humana, fomenta el desperdicio y altera la producción.

El curso ante el Congreso es claro. Debe permitir que los poderes de control de precios y control de los salarios caduquen por completo. Debería privar a la Administración de su poder actual para inflar. Y debería derogar las disposiciones en sus leyes laborales que obligan a los empleadores a negociar con monopolios laborales en toda la industria y que otorgan a esos monopolios el poder de detener la producción nacional.

Henry Hazlitt (1894-1993) was a well-known journalist who wrote on economic affairs for the New York Times, the Wall Street Journal, and Newsweek, among many other publications. He is perhaps best known as the author of the classic, Economics in One Lesson (1946).

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire